La reciente campaña de Nespresso en YouTube, que nos permite editar las escenas del último spot de George Clooney y enviarlo a tus amigos, es una muestra más de cómo YouTube ya no es sólo el canal por excelencia de video streaming en internet.

Comienza a ser habitual que muchas marcas recurran a YouTube no sólo como plataforma, sino también como eje y principal protagonista de sus campañas. Empezó con la campaña de Wii, en la que el famoso canal de vídeo se desmontaba al ritmo del videojuego. Es un recurso relativamente nuevo, por lo que todavía tiene mucha capacidad para sorprender al usuario. La reciente y exitosa campaña de Tippex es el mejor ejemplo.

Otros buenos ejemplos: el hamster de Cadbury o la explosiva entrevista de Stallone para la promo de Mercenarios.